¿Qué haría hoy Don Quijote con los molinos? 

Tras la turbulenta noche que había pasado durmiendo al raso, junto a su fiel compañero de viaje, el caballero se levantó como pudo, haciendo crujir sus gastados huesos, estirando su casi inexistente musculatura. Sancho, su escudero y amigo, estaba preparando parte de las escasas viandas que poseían para poner llenar el estómago antes de emprender camino en busca de lo que sería una nueva aventura.

Con la tripa llena, la armadura colocada, cubriendo su esquelético cuerpo, montó en su caballo. Dejaron atrás la arboleda que les había dado cobijo en la noche, buscando el camino entre, los excesivamente despejados de naturaleza, paisajes en los que se encontraban, y emprendieron camino por la extraña vía que encontraron. Negra como el carbón y adornada con extrañas líneas blancas. El caballero intentaba mantener la posición erguida en su montura, tarea un tanto difícil por la vía en la que se habían visto obligados a transitar.

-Id con tiento mi señor – le advirtió con voz queda Sancho – su caballo no tiene costumbre de ir por estos desconocidos caminos.

-No os preocupéis, fiel Sancho, no hay, ni habrá vía o camino que se interponga en mi sino – contestó Alonso entre dientes, maldiciendo en silencio la endemoniada vía – ya sabéis, Sancho que ante nada me detengo, la verdad y la justicia son mis armas y con ellas siempre…

El abrupto silencio, puso en alerta a Sancho, miró a un lado y a otro en busca de lo que había hecho que Don Alonso Quijano, enmudeciera y cambiara su semblante. El hombrecillo, suspiró resignado al comprender. A unos kilómetros de distancia, afincados entre la árida zona, se alzaban unas construcciones altamente extrañas. ¿Acaso estaba aún sumido en un sueño? Jamás en su larga andadura por las tierras castellanas había visto tan extraña construcción.

-¿Veis lo que yo Sancho?

-Sinceramente señor, no sabría deciros -contestó sin apartar la mirada de tan monstruosa construcción.

Se adentraron en la zona, dejando atrás la oscura y negra vía.

A medida que se iban acercando la grandeza del edificio se iba magnificando, Sancho comprendió lo que eso significaría para su señor.

Al llegar al lugar se vieron obligados a detenerse por la alta alambrada que rodeaba la zona. Sancho se fijó en los retablos que colgaban de las extrañas vallas metálicas, dificultando, para su alivio, el acceso.

-Mirad eso mi señor, qué extrañas pinturas cuelgan de la cerca ¿Qué podrían significar?

Don Alonso miro fijamente la señal de electrocución al contacto, para contestar en voz alta, como si quisiera advertir a todo el que por allí pasase.

-¿Acaso no veis?, advierte claramente que cualquiera que se acerque será devorado sin piedad por los gigantes de largas piernas y cortos brazos que aquí yacen, muy peligrosos han de ser si los han cercado de este modo.

En su cara se dibujó una sutil sonrisa que nada bueno hizo pensar al fiel Sancho.

-Otra vez…. -suspiro- mi señor dejémoslos tranquilos, las gentes del lugar se han ocupado bien de mantenerlos retenidos, por lo tanto no entrañan peligro alguno.

-¿Acaso queréis que se sepa que Don Alonso Quijano, eludió sin más un enfrentamiento? Jamás!Sancho. Un caballero no elude el enfrentamiento si con ello ha de salvar una vida siquiera.

-Pero mi señor, miradlos…. Están serenos, tranquilos -Sancho señaló las aspas de los aerogeneradores, que se movían de forma perezosa- vayamos mi señor, no hay nadie en el lugar. Emprendamos el camino a casa. Tiempo hace ya que salimos de allí.

-No

-Genio y figura hasta la sepultura

Murmuró con resignación Sancho mientras veía a Don Alonso, bajarse de Rocinante, que pastaba, ajeno a las discusiones humanas que caballero y escudero mantenían. Don Alonso, lanza en mano, se dirigió con paso firme hacia la alambrada, dispuesto a abrirse paso. Nada más poner la mano cubierta por el guantelete, en la alambrada fue disparado hacia atrás ante la mirada de pánico de Sancho, que corrió raudo hasta donde se encontraba su señor.

La luz del sol le hizo abrir los ojos.

-Buen día tenga, mi señor, acérquese que el tocino ya clama ser comido.

-Sancho, ¿Dónde estamos?

-A pocas leguas de la posada.

Don Alonso se levanto, aún con los retazos en su mente del extraño sueño y se sentó junto a Sancho a dar buena cuenta del humeante tocino.

 

Anuncios