Lo que la sangre daña, sólo la sangre enmienda ~ 1ª parte

 -Escóndete Sarah, por el amor de Dios, que no te oigan resollar siquiera –instó Anya con el miedo reflejado en su voz, a su hija, empujándola hasta la alacena donde guardaba las viandas para el invierno-. Espera a que la luz de la luna se filtre por bajo la puerta para salir, ve en busca de Ashlyn, ella cuidará de ti.

 Anya cerró la puerta tras ocultar a su hija tras los bidones de carne en salazón a su única hija. Lo único que le quedaba tras el pase de la viruela por su hogar. La enfermedad se había llevado a su esposo y a sus dos hijos varones, hacía escasos seis meses y ahora, por dictamen de la Santa Inquisición, venían en su busca. Ni siquiera ser la hermana de unos de los inquisidores había servido para salvarla.

 Los soldados al servicio de la Santa Sede venían por ella. El sonido de las pisadas de los gruesos zapatos resonaban en el empedrado de la calle, llegando a sus oídos como el sonido del martillo de hierro en el yunque.

 Se sentó en la mesa de la cocina junto a la llama del hogar y esperó. Esperó a que entraran sin llamar, casi derribando la puerta. A que la alejaran del latir de su corazón. Venían en nombre de la justicia en la tierra del altísimo por mano del rey y ella había sido acusada de tratos con el mismísimo Lucifer y herejía.

 Fue llevada hasta el convento donde las hermanas la despojaron del vestido, dejándola ataviada tan sólo con la liviana camisola de ropa interior. La condujeron hasta un diminuto habitáculo con un intenso olor a humedad y excrementos, sin más luz que la iluminara que la casi imperceptible llama de la antorcha que iluminaba el corredor de las celdas.

 No supo el tiempo que pasó allí, jurando repetidas veces su inocencia, con el hilo de voz que salía de su garganta, tras los desgarradores gritos que profería cuando su cuerpo era sometido a las brutales torturas, día tras día, con el fin de arrancarle, lo que según ellos, era la verdad.

 En la semi-inconsciencia en la que se encontraba el día que fueron en su busca, debido a la elevada fiebre que sufría por las llagas infectadas de su espalda, debido a la flagelación a la que había sido sometida, notó como la tomaban en volandas y tras ponerle una túnica gris de basta tela la condujeron hasta el juez apostólico extraordinario.

 Anya entrecerró los ojos ahogando un gemido ante la luz de la estancia, tanto tiempo a oscuras, hacía que la anhelada luz del astro rey le dañara la vista. La hicieron postrar de rodillas y con la mirada fija en el suelo oyó la sentencia.

 -Anya Sommerset, ha sido juzgada según los requerimientos a la acusación que pesaba sobre su espalda y en vista de los acontecimientos, esta institución la declara inocente –el inquisidor hizo un gesto a los guardias que salvaguardaban la puerta de doble hoja-. Acompañad a la mujer a la calle.

 Con la mirada perdida y un sólo propósito, Anya recorrió las calles londinenses, desatendiendo las miradas asqueadas o lastimeras de los que a su paso se cruzaba, hasta llegar a la casa de Ashlyn.

 Cuando supo de su acusación, Ashlyn le dijo que ella se haría cargo de su pequeña como si de su propia sangre se tratara. Nadie esperaba que soltaran a Anya, pocos habían conservado la cordura tras las torturas a los que eran sometidos. Pero ella lo había conseguido sólo por volver a ver la limpia y pura mirada azul de su Sarah.

 La puerta estaba entreabierta, Anya llamó sin respuesta alguna, empujó la puerta con la poca fuerza que le quedaba haciéndola ceder. Entró y recorrió el frío pasillo hasta la diminuta estancia que era el salón. El correteo de las ratas era el único sonido que llegaba a sus oídos. Las cenizas se amontonaban donde debió haber lumbre y una película de polvo cubría los escasos muebles. En ese momento la pena la embargó, su corazón murió remplazando sus latidos por una gran vesania.

 Tomó unos pequeños troncos que andaban olvidados en una cesta junto al hogar y los prendió. La luz hizo que el lugar adquiriera un tétrico matiz. Tomó un trozo del espejo roto que colgaba en la pared y cortó el interior de su muñeca, dejando que la oscura sangre gotera en las incipientes llamas y maldijo como nunca lo había hecho.

 -Que el fuego del infierno se ciña sobre ti –bramó- Jonas, yo te maldigo, jamás hallarás la paz en este mundo, los frutos de tu simiente se verán rodeados de dolor y muerte, sólo la redención te hará libre.

 Anya se sentó en el borde de la chimenea, con la muñeca abierta y dejó que las llamas prendieran la túnica. Al poco las llamas cubrieron su cuerpo. Ni un solo sonido salió de su garganta mientras era consumida por el fuego.

(……..)

Anuncios

6 comentarios sobre “Lo que la sangre daña, sólo la sangre enmienda ~ 1ª parte

Responder a Lali Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s