Obsesion ~Aportación al Magazine Athalia y cía

Hoy era el día, por fin me atrevía a dar el paso. Desde que la vi por primera vez, supe que debía ser mía. Habían pasado ya varias semanas desde ese día, que sin saber bien porqué, desvíe mi habitual ruta de camino a casa y la vi, tan perfecta, tan delicada, tan única… y puntualmente cada día, desde entonces, a la salida del trabajo, paso por la tienda y por unos minutos la miro, recreándome de su imagen, grabanda a fuego en mi mente cada centímetro de ella y de su delicadez. Fue amor a primera vista. Sabía que me costaría hacerme con ella, pero ya me daba igual lo que me supusiera, se había convertido en una obsesión. La deseaba, la necesitaba, debía ser mía costara lo que costara. Hacía mucho que nada me hacía sentir tal anhelo.  Delante del escaparate de la tienda la miro y sonrío. Es preciosa, con el toque justo de sensualidad que a mí me gusta. Y hoy por fin he sacado el valor suficiente para permitirme la felicidad. Por un momento dejo que mi imaginación vuele. Puedo sentir su suave tacto sobre mi piel, acariciando mis brazos, mi torso. Inspiro profundamente y entro. En un apartado lugar de la tienda, desde donde puedo verla espero pacientemente mi turno, ¿qué más daba unos minutos más, cuando por fin la podría tocar? La última clienta de la tienda sale. Sonrío, mi momento había llegado. Con la timidez que me caracteriza me acerco lentamente.

-Buenas tardes -la joven me sonríe- ¿Puedo ayudarla en algo?

-Sí -un simple y llano monosílabo sale de mis labios. ¿Que me pasa?,¿por qué estoy así?, los nervios recorren mi cuerpo. Carraspeo.

-Usted dirá -su cara es un poema, y con razón.

-¿Podría probarme la blusa que tiene en el escaparate?, la de seda de color negro.

La joven sonríe y se acerca al escaparate.

-Tiene usted muy buen gusto. Es una de nuestras exclusividades, tan sólo nos han llegado tres de este modelo, pero por el precio -comenta mientras retira la camisa del maniquí que la luce- no se han vendido, mañana íbamos a devolverlas al distribuidor.

Tomo la blusa que la joven me tiende, sabía que el precio era desorbitado pero me daba igual. Entro en el probador y tras desprenderme de la camiseta que llevaba, lentamente me la coloqué, sintiendo el roce de la suave tela sobre mi piel. Era mucho mejor de lo que había imaginado. Me miré al espejo, sonreí. Por fin era mía.

L.Heks ~
Este relato se encuentra, junto a otros en el magazine Atahlia y cía. Echa un vistazo aquí, no te defraudara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s