2016

Llegados ya el mes de febrero, reconozco que es tarde mi reflexión de lo acontecido en el año que hemos dejado atrás, pero aun así, como el refrán dice: MAS VALE TARDE QUE NUNCA.

El año 2016 fue un año lleno de sorpresas para mi persona, en todos los ámbitos.

Numeraré por orden de fecha (si mi memoria, últimamente haciéndole la competencia a la  simpática pececillo azul Dory), los acontecimientos más relevantes de mi incursión al mundo Blogger y literario.

Por el mes de abril, la que es ahora mi compañera del blog, me ofreció colaborar con ella y su compañera en el Blog Paraíso de los libros perdidos haciendo reseñas de libros, ¿yo?, que me cuesta explicarme con brevedad, pero acepte e hice mi primera reseña a la que han seguido varias más. 

Gracias a mi participación en este blog, he conocido grandes editoriales como pueden ser El salto, Romantic, Dirty books, Red Apple, Kiwi, LxL, etc., que aunque no lleguen a tener el índice de ventas y el renombre de Planeta o Random son igual de grandes. 

También he conocido a grandes escritores y grandes personas como Luz Guillen ,Antonio Reina (con los que tuve el honor de colaborar en una antología Benefica), Carlos Venegas, Maiko Pink, Mc Encinas, Asun García, Francisco Izquierdo, Alberto Muñoz Duran, Antonio Lagares, Clara R. Sierra (organizadora de Athalia y cía, una revista digital con la que colaboro), Eba Martín Muñoz, María Martínez Diosdado, Roberto Martínez Guzmán y otros tantos que fijo que olvido, mis disculpas. 

He disfrutado con las lecturas de los libros que han escrito y con la sencillez y humildad que han demostrado en las conversaciones que he mantenido con ellos. 

Incitada por mi mejor amigo, mi compañero y mayor crítico, mi marido, empecé a escribir pequeñas historias. Algo que ya hacia con anterioridad pero nunca de forma tan extensa. Y me presenté a algunos concursos literarios de relatos. Mi sorpresa fue cuando con dos micro relatos salí seleccionada para dos antologías de diversidad literaria.


Meses más tarde, en verano, mi compañera me dijo de presentarnos a dos más, donde los relatos ya se extendían un poco más, (2 páginas en Fussion editorial y 10 en La escuela de escritores) y bueno probé suerte también. Aquí las historias fueron muy diferentes, tenía ma para explayarme o como diría Cristina, enrollarme como una persiana, jejeje. 

Con la escuela de escritores no tuve suerte, con mi relato Lo que la sangre daña, solo la sangre enmienda; por lo que recibir la noticia por parte de Fussion editorial, que mi Relato Siempre en nuestros corazones iba a formar parte de su primera antología me emocionó muchísimo.

¡Vale!, sé que no es gran cosa, pero para mí, una persona a la que le gusta escribir, sin ser escritora, que otras personas valoren tus escritos tanto como para publicarlos junto con otros, significa mucho.
Cristina, que ya estaba metida en el mundo de la literatura en más profundidad, por la  reciente publicación de su novela Las vueltas que da la vida, me propuso participar en un antología solidaria para Allende Mundi, donde conocí a Sara del Pozo, una chica que se desvive por lo que hace y le envié el relato La lección de un niño, esta vez sin sorteos ni selección, tan sólo  como aportación al fin benéfico de la obra, UN MUNDO MEJOR.





Ya por ese tiempo habíamos empezado en el blog, un proyecto de similares características, en el que mediante un concurso de relatos seleccionaríamos junto a los escritores Antonio Reina y Luz Guillén (grandes y bellísimas personas), a los que serían los relatos que darían vida a la 1ªAntologia solidaria del blog Paraíso de los libros perdidos a la que titulamos RELATOS DEL PARAÍSO de la cual, todo los beneficios obtenidos  están siendo transferidos a ASPANOB (Asociación de padres de niños con Cancer de Baleares). 

La portada fue obra de un amigo que nos aguantó los mil y un cambios de opinión que tuvimos Cristina y yo y fue capaz de hacer algo de acorde con nuestros dispares gustos, gracias Dani. 
Fue un proyecto en el que pusimos mucha ilusión, tanto Cristina como yo y con el que me sentí enormemente arropada por mi marido, que me apoyó  y animó  en todo momento.

Cuando el libro salió a la venta no sabíamos cómo iba a resultar, pero nos sorprendió gratamente su acogida. 

Por mi parte quiero agradecer a todos mis compañeros del Mercadona  de Alcudia que obtuvieron su ejemplar  apoyándome en el proyecto y aportando así su granito de arena a ayudar a tirar del tren a la asociación ASPANOB. A Xisca, la propietaria de la papelería Pizell de Puerto de Pollensa, que puso en venta la antología en su local. A mi familia, que sin ser lectores adquirieron un ejemplar. Gracias chicos sois lo más, 😉. 

Como ginda del pastel, pude  asistir junto a mi marido y un amigo, a un conferencia que el escritor, periodista e investigador Javier Sierra dio en Pollença sobre su libro el Maestro del Prado donde tras deleitarnos y contagiarnos con su pasión por su trabajo, muy amablemente  nos firmó los ejemplares que llevamos.


Y hasta aquí ni recorrido por el 2016, simple para muchos enormemente gratificante para mí.

Uso de la coma…

Muy interesante. Por qué el saber no ocupa lugar y hoy he aprendido mucho con esta entrada, mil gracias Francisco Izquierdo.

Ilusión en proceso de aprendizaje

Lo que voy a exponer, con la intención de acceder a la información sin necesidad de salir del blog que administro, pertenece a un libro electrónico de acceso gratuito cuyos datos aporto a continuación:

Primera edición: septiembre de 2011 © Milagros Aleza Izquierdo, 2011 ISBN: 978-84-694-9821-7  Texto en línea: https://www.uv.es/normas/Signos_2011Diseño de portada: María Estellés Arguedas

INCISOS

Se emplea para delimitar  incisos (secuencias que aportan información incidental, es decir, información complementaria) (es necesario utilizar dos comas), teniendo en cuenta lo siguiente: se ha de colocar entre comas el segmento correspondiente a un inciso en posición medial; en cambio, si el inciso se encuentra en posición inicial, la coma cerrará el inciso. En posición final, la coma antecede al inciso. Los incisos pueden ser  de diversos tipos:

a)Estructuras explicativas, que pueden aparecer  en posición medial, irrumpiendo el enunciado, o bien en posición final.

Sustantivos o grupos nominales apositivos:

Ver la entrada original 3.387 palabras más

SORTEO de REYES

Un evento que no se puede dejar escapar.

PARAÍSO de los LIBROS PerdidoS

Ya casi está aquí el 2017 y con él llega nuestro sorteo especial de Reyes. Antes de nada dedicar unas líneas a desear un Feliz Año a todos nuestros seguidores, que todos vuestros sueños se cumplan y que este nuevo año venga cargado de alegrías, salud, dinero y sobretodo mucho amor  😉

Volvemos al sorteo. Para participar hay que ser miembro de nuestro grupo de Facebook:

Grupo Facebook

Seguir nuestra página de Facebook, el Twitter, Tumblr, Google+ o nuestro blog. Este es un requisito obligatorio para poder optar a los premios.

El sorteo está activo en un evento especial para él y solo se puede acceder a dicho evento si eres miembro del grupo, es este:

Evento SORTEO de REYES

Los sorteos estarán activos hasta el día de Reyes, 6 de enero, a las 23:59. Agradecemos a Ediciones Kiwi, Nowevolution Editorial, Almudena Hernández y Jane Reyals por ofrecernos la oportunidad…

Ver la entrada original 348 palabras más

DE VUELTA A LA NIÑEZ

Mi compi y amiga del blog Paraíso de los libros perdidos, me propuso felicitar las fiestas con un mini relato.

Nunca habia escrito nada referente a la Navidad propiamente dicha.

Lo que éstas mágicas  fechas representan en la mayoría  de los  hogares, en cualquier parte del planeta.

Así que aquí os dejo lo que me salió.

FELIZ NAVIDAD y PRÓSPERO AÑO NUEVO 2017


Cada año, en estas fechas llega a mi memoria el recuerdo de los tiempos en que me levantaba casi al despuntar el alba, despertando a mis hermanos mayores, para llegar hasta el árbol donde estaban todos los regalos, envueltos de colores brillantes y vistosos pompones, todos y cada uno de ellos con la etiqueta puesta, colgando, con el nombre del que será su dueño.

Incluso a el olor a chocolate caliente y bizcocho recién hecho, inmunda mis sentidos.

Con una sonrisa por tan bellos recuerdos, coloco el último regalo. Había seguido las pautas que nos inculcó mi madre. Cuatro regalos por cabeza. Uno necesario, uno útil, uno que nos ilustre y lo que realmente desearan.

Volví a meterme en la cama abrazándome a mi marido.

-¿Todo listo? -Preguntó con una sonrisa.

– Si, ahora solo queda esperar a… -ni tiempo me dio contéstale cuando oímos la puerta de la habitación de las gemelas abrirse y aporrear la de su hermano mayor.

– ¡¡¡Vamos Nono, levanta!!!, -el ruido de la puerta abrirse de nuestro hijo mayor me hizo sonreír.

– ¿Qué pasa canijas?, si aún ni es de día… -podía percibir el tono divertido en su voz.

-¿Tu tas tonto? -Preguntó Sofia con esa voz tan peculiar suya de sabelotodo- Papa Noel… Ya debe haber dejado los regalos.

– ¿A dos brujas como vosotras?, ¡¡que va!!, pero fijo que para mí si hay algo -contestó entre risas.

– Me toca -me susurró mi marido mientras se levantaba- ¿A ver se puede saber que este jaleo? – preguntó alzando la voz, fingiendo estar molesto al abrir la puerta de nuestro dormitorio.

– Papá, Papá Noel ya debió llegar -le informó con timidez Ana- ¿podemos ir a mirar?

Podía percibir el nerviosismo de mis pequeñas por el silencio de su padre, como le gustaba el teatro a mi marido, sonreí.

– ¿Pero vosotras creéis que se habrá acordado de vosotros?, no sé… No sé… Bueno, id, pero si no hay regalos no os lo toméis a mal -las niñas con un grito de alegría salieron corriendo ante la mirada divertida de mi hijo y mi marido-. Van a flipar, acompáñalas.

Los gritos llegaron sin demora a mis oídos. Me levanté y tras colocarme la bata nuevamente, fui en busca de mi marido, que observaba desde la puerta la imagen de nuestros hijos, Nono de 14 años y las gemelas de 7.

– Pero bueno… ¿Qué es todo esto?

– Mamá, ¡¡¡Papa Noel ha venido!!!

– Ya veo ya… ¿Os apetece un chocolate?

– ¡¡¡Si !!! -contestaron todos al unísono

Con una sonrisa fui hasta la cocina a preparar el chocolate, troceé el bizcocho de dátiles y nueces que había preparado la noche anterior y llegué con la bandeja hasta el comedor que ya estaba enmoquetado de brillantes trozos de papel de regalo.

Tomé asiento junto a mi marido, con la taza de chocolate en la mano, disfrutando de la felicidad que inundaba la estancia. Mis hijas iban y venían mostrándome cada uno de los regalos que entre su padre, hermano y yo habíamos seleccionado para ellas. El brillo de sus ojos, repletos de alegría nos contagió de la ilusión que acompañaba en estos mágicos días.

Por qué no hay nada mejor, que la feliz inocencia de un niño para que el corazón de un adulto vuelta a la niñez.

Y de repente… Abrí los ojos ~ 1ªantologia de Fussion editorial

No recuerdo bien la fecha en que vi este concurso. Lo que más me llamó la atención fue el título. Siendo de una editorial, ni siquera me planteé llegar a ser seleccionada entre el reducido número que compondrían la antología. Aún así, con mi relato en mente me lancé a escribirlo y presentarlo. 

El título, siempre en nuestros corazones, representa mucho para mí. 

Es una manera de explicar que,  cuando una persona se mete en tu corazón, esté donde esté, suceda lo que suceda, siempre permanecerá ahí, siempre formará parte de ti. 

Para los interesados en adquirirla aquí os dejo el enlace y espero  que mi pequeña aportación os guste.

http://fussioneditorial.com/index.php/y-de-repente-abri-los-ojos.html 

Cuando no sigues al resto del rebaño….

Esta mañana he visualizado el vídeo que puntualmente sube a su vídeo blog, el que para mi persona, es uno de los genios inquietos que tiene nuestro país. Iker Jiménez.

Me declaro fan suya, y no por que comparta todas sus ideas o me guste todo lo que hace, sino por qué es una persona íntegra que es capaz de transmitir su opinión, sin imponerla, sin catalogar al que la recibe como otros tantos interlocutores pretenden al exponer sus ideas.

No soy dada a exponer mis ideales, mis puntos de vista más allá de mi círculo personal, y no por miedo a ser etiquetada o catalogada, sino más bien por pereza a malgastar mi tiempo con personas de mente cerrada, dadas a seguir la corriente, sin criterio propio, sin ideales, borregos que solo saben seguir al resto para no ser tachados de diferentes.

En el vídeo que he visualizado esta mañana, el maestro Iker, exponía lo que el Dr.Gaona había hecho en la capital de nuestro país, conllevando su acto a su estimagtizacion por aquellos que dicen ser liberales, progresistas y de sus seguidores.

Amo mi país, amo mi bandera, amo mi himno y amo a sus agentes de la ley, por lo que debería ser catalogada de facha, según los rojos.

Amo la libertad de culto, amo la libertad de expresión, odio a los homofogos, creo en la verdadera igualdad (no la que me venden), por lo que debería ser catalogada de roja, según los  fachas.

Entonces….¿qué soy, facha o roja? Para el que no lo perciba, es una pregunta retórica pues no espero contestación, soy YO MISMA, con mis ideales y no un atrezzo más de la obra teatral que muchos están convirtiendo nuestro país.

Por qué veo una incoherencia descomunal, predicar libertad de expresión y después señalar a todo aquel que no opina lo mismo que yo.

Porque creo en Dios o en un ser superior y no por ello creo en la iglesia, aún así respeto al que si lo hace.

Porque no entiendo una religión que denigra a la mujer (desde mi punto de vista), pero respecto a la persona que la práctica.

Porque creo en el amor, indiferentemente de sexo o raza, pero no entiendo la celebración exhibicionista que se realiza, pero respeto al que va y por un día es capaz de eliminar la máscara que lleva durante los 364 días restantes.

Porque creo en la integración de los inmigrantes que vienen a nuestro país, pero no en los favoritismos que se hacen con ellos por años.

Porque no veo bien que los empresarios paguen sueldos basura por trabajos de muchas horas, como tampoco veo bien al que está cobrando la prestación que el gobierno da (ayuda, subsidio), y trabaja en negro. Ambos son dignos de ganarse grandes sanciones.

Porque no veo bien que se juegue con la sanidad o la educación pero nadie haga nada de verdad, simplemente por miedo a perder seguidores. 

Porque creo en el perdón de  que ha cometido un delito si se arrepiente de él y cumple su condena al igual que creo en la pena de muerte para los asesinos, pederastas y violadores.

Porque no creo en el feminismo ni en el machismo, sino en la igualdad pura y dura en lo que es posible. No impuesta o inventada.

Porque amo a los aminales, pero no por ello antepondría su vida a la de un ser humano.

Porque odio la hipocresía, los roles impuestos y estipulados, la avaricia, el egoísmo y las críticas destructivas, y por desgracia en nuestro país cada vez hay más personas que se están contagiando por estas enfermedades.

Pero lo que más odio de todo, es que contaminamos a los seres de luz que son los niños, limitándolos, adoctrinándolos para que de mayores no tengan ideales propios.

Gracias Iker Jiménez. No cambies nunca, ojalá más personas fueran lo suficientemente honestas consigo mismas y dejaran de pensar en el qué dirán.

Aquí os dejo el vídeo que me ha llevado a plasmar lo que por mi mente pasaba.

Relatos del Paraíso~ 1ª Antología solidaria “Paraíso de los libros Perdidos”

En el mes de agosto, junto con mi compañera del blog  Paraíso de los libros Perdidos, Cristin Ferro, decidimos enfrascarnos en un proyecto, para nosotras, gigante pero que nos hacía una gran ilusión, hacer una antología solidaria.

Tras contactar con Antonio Reina y Luz Guillen, dos escritores tan grandes como la copa de un pino, accedieron a ayudarnos en la selección de los relatos y la corrección de los mismos, además de hace una aportación de su puño y letra.

Tras eso nos pusimos en contacto con un tipo genial, Daniel Piñeiro, él se encargaría de la portada. ¡Santa paciencia que ha tenido!

Ya con todo medio atado, nos pusimos en contacto con la asociación.  ASPANOB, tras evaluar nuestra protesta nos dio su visto bueno y hicimos con ellos un contrato de colaboración, en ese contrato nos comprometíamos en donar el importe íntegro de las regalías que Amazon nos diera por la venta de la antología. 

Y en ese momento, empezó la odisea. Creamos el concurso para participar en la antología solidaria, el principal requisito era que en el relato apareciera la frase: Paraíso de los libros Perdidos. Fueron muchos los que se presentaron al evento, de los cuales 23 fueron seleccionados (en este enlace los encontraréis)

Y esta mañana, tras una (para nosotras) larga espera, dicha antología sale a la venta en la plataforma de Amazon.es

Si quieres una copia y aportar tu granito de arena para ayudar a los de Aspanob a tira del tren aquí tienes nuestra antología:

RELATOS DEL PARISO (DIGITAL)

RELATOS DEL PARAÍSO (PAPEL)

Lo que la sangre daña, sólo  la sangre enmienda~ 3ªParte

-Despierta Marta, despierta –David zarandeó a la joven que se retorcía y gritaba en sueños. Intentando traerla de vuelta del lugar del subconsciente en el que se encontraba-. Vamos pequeña, vuelve conmigo. Poco a poco, las llamas que rodeaban su cuerpo, se fueron evaporando y el dolor desapareciendo. Abrió los ojos. Parpadeó repetidas veces intentando ubicarse. Ante ella, la asustada y negra mirada del joven que tenía prácticamente sobre ella la hizo suspirar aliviada.

-¡Joder chica!, ya van cuatro noches esta semana, así no puedes continuar.

-Tranquilo David, tan sólo son pesadillas -^aunque demasiado reales^, pensó Marta-. No te preocupes, sólo siento haberte despertado nuevamente.

-No te preocupes por eso, de hecho, aún no me había acostado, tengo varios informes por terminar.

Marta y David se habían conocido tres años antes, cuando ella entró a trabajar, tras aprobar la oposición, en el mismo colegio donde trabajaba David. Éste, recién había terminado una relación de casi una década y encontró en Marta una amiga y confidente casi al instante, como si se conocieran desde siempre. Lo que les llevó a decidir irse a vivir juntos.

David miró a su amiga con el ceño fruncido.

-¿Por qué no me haces caso y vamos a ver a un especialista?

-Por qué, uno –Marta levanto el índice- no creo en eso que tú llamas especialistas y dos –dijo refiriéndose a las echadoras de cartas a las que su amigo era tan afín antes de levantar el dedo corazón- estoy más que segura que es el estrés. Se acerca el fin de curso. Las correcciones de los exámenes, los informes, la preparación del festival. Mírate son las 4 y aún ni te acostaste –Sonrió-. Estamos en la recta final. Un mes y nos vamos de vacaciones.

-¡Sí! Qué ganas, en un mes cogemos las maletas y que tiemble Inglaterra y sus hombres –soltó un carcajada antes de echarse en la cama junto a Marta, pasándole el brazo bajo el cuello, haciendo que ella apoyara la cabeza sobre su pecho-. Aún nos quedan unas horas para levantarnos, anda duerme.

Marta medio sonrió mientras se relajaba en los brazos de David y bajo el sonido de la hipnótica melodía que éste cantaba en un susurro cayó en los brazos de Morfeo.

Las tres semanas restantes del mes de junio pasaron con las noches tranquilas, sin pesadillas, dando paso al mes de julio y con ello a las anheladas vacaciones.

Marta era una entusiasta de la historia, en especial de la Edad Media y había convencido a David para ir a recorrer durante 15 días los castillos de Inglaterra con la excusa de ver a los guiris en su hábitat, y practicar con ellos el inglés. El año anterior había hecho lo propio con gran parte de los castillos del norte de España, empapándose de su historia y misterios.

-No te olvides del pasaporte, los billetes, las tarjetas con el fondo común para el hostal –gritó Marta, mientras terminaba de cerrar el neceser para colocarlo en la maleta- ¡ah!, y los medicamentos de tu alergia.

-Sí mamá –bromeó David, apoyado en el marco de la puerta de la habitación de Marta-. Tranquila, lo llevo todo aquí –señaló la bandolera que cruzaba su torso- sólo me falta una cosa.

– ¡¿Qué?!

– Tú, chata. El taxi estará aquí en quince minutos y aún estás sin vestir.

Marta soltó un grito y entro en el baño cargada con los vaqueros y la camiseta que había escogido para el viaje ante las carcajadas de su amigo. Veinte minutos más tarde ambos estaban camino del aeropuerto. Estaba hecha un manojo de nervios, en su interior, algo le decía que no iban a ser unas simples vacaciones.

Tras facturar las maletas y ya con la tarjeta de embarque en la mano, los dos amigos se dirigieron al duty Free. David quería comprar un par de bolsas de mini Toblerone, chocolate al que era más que aficionado.

-Ya sabes que cuando me pongo más nervioso de la cuenta, necesito dulce, ¿y qué hay más dulce que el Toblerone? –Argumentó

-Sí, lo sé, venga paga y vamos que ya han llamado a nuestro vuelo.

Los nervios hacían que en ocasiones Marta se comportara de un modo tajante, cosa a la que David se había acostumbrado, ignorándola en esos momentos. Una vez comprado el dulce ansiolítico, se dirigieron hasta la puerta de embarque, llegaron justo cuando las azafatas abrieron las puertas de acceso al avión. Al entrar se acomodaron en los asientos asignados y se abrocharon el cinturón. Marta se llevó, inconscientemente la mano al colgante que llevaba en el cuello mientras oía las indicaciones de seguridad de la azafata. En dos horas y media estarían en Londres.

(……..)

Lo que la sangre daña, sólo la sangre enmienda ~4ª parte

El vuelo les resultó más que entretenido, junto a ellos se sentó una señora que iba a visitar a su hija, había dado a luz a su tercer nieto e iba a conocerlo. La señora les aconsejó, entre otras cosas que hicieran un recorrido a pie por lo que denominaban el lado oscuro de Londres. Los lugares donde ejecutaron, asesinaron a muchos londinenses, visitando, por supuesto, la Torre de Londres, el más embrujado lugar de la ciudad, donde se decía que aún podían oírse los gritos de los que allí fueron torturados y ejecutados.   Llegaron al hostal pasada la media tarde. Al entrar, una paralizante sensación de dejavú recorrió el cuerpo de Marta. El lugar era una antigua casa del S.XVIII, acondicionada. Se personaron en la recepción, donde una joven, ataviada con un riguroso traje gris, les atendió.

 -Buenas tardes, tienen ya su habitación preparada. Aquí están  los horarios de cafetería y los precios –dijo tendiéndoles un tríptico junto a la llave- así como el horario de apertura de la recepción y las normas del hostal. A media noche cerramos las puertas, agradeceríamos respeten los horarios.

 -Vamos, igualito que en España que tienen al pobre conserje, abre puerta cierra puerta toda la noche –susurró David.

 Marta le dio un codazo para silenciarlo antes de tomar lo que la joven les había dado y dirigirse a la habitación. Al pasar por el salón, como si algo la hubiera atraído, miró hacia la chimenea, allí, de pie, un joven la miraba fijamente, cuando su mirada se cruzó son la de él, inconscientemente su mano, nuevamente fue hacia su colgante.

 -Vaya ejemplar ese –las palabras de David la sacaron de su ensimismamiento- vamos, que necesito una ducha, comer y descansar que conociéndote mañana me desfondas.

 Marta medio sonrió. Dejaron la maletas en la habitación y tras tomar unos sándwiches y una larga ducha fueron a dormir.

 -Has tardado en venir –le dijo el desconocido.

 Marta miró a un lado y a otro, no recordaba haberse desplazado hasta el salón, pero allí estaba. Se acercó lentamente hasta donde él se encontraba. 

 -¿Quién eres?

 -¿Crees en el destino? -preguntó él en respuesta.

 -El destino es algo que nosotros nos forjamos, simple y llanamente.

 -Tu destino y el mío están unidos desde hace siglos –contestó con una ligera sonrisa.

 -Sabes que el té se bebe y no se fuma ¿verdad? –medio bromeó Marta en un intento de relajarse, ya que sentía en su interior que esas palabras tenían más sentido del que ella desearía-. ¿Quién eres? –Notó como la respiración se le aceleraba, como un calor abrasivo empezó a extenderse le por el cuerpo cuando él tomó su mano-. ¿Qué me estás haciendo?

 -También notas el calor del fuego ¿verdad? ¿También has soñado con ella, con Anya? –Era más una afirmación que una pregunta-. Ella sigue aquí, contigo, conmigo. –El joven metió la mano libre por la abertura del cuello de su camisa y sacó un colgante de madera con un símbolo celta grabado en el-. Tu vida y la mía están unidas a esta casa, a estos collares. Hace muchos años, Anya, una antepasada tuya fue acusada de brujería –Marta enarcó una ceja-. Cuando, tras varias semanas de tortura, la soltaron, todo lo que ella amaba había desaparecido. Anya maldijo entonces a su hermano, clérigo de la Inquisición y responsable de su acusación. Lo que Anya no sabía era que su hermano, antes de ordenarse, tuvo un hijo –Marta oía sin dar crédito a sus palabras-. Por lo que la maldición alcanzó a mi antepasado, Callum. La mujer de Callum, sabia de las artes mágicas celtas, pues por su venas corría sangre druida. Intentó evitar el mal, pero las maldiciones de sangre son extremadamente fuertes. Con todo el dolor de su alma vio perecer a su esposo y a sus cuatro hijos. Tan sólo Jensen, el más pequeño de la familia, que había heredado el don de Ashlyn y protegido por el colgante que ahora yo poseo, sobrevivió. –El joven la miró fijamente-. También Sarah, la hija de Anya.

 -¿Qué quieres decir?, Estas loco, suéltame o gritaré.

 -Desciendes de Sarah y yo de Jensen, los supervivientes. Anya nuestra antepasada nos maldijo. Mi familia ha intentado romper la maldición en repetidas ocasiones sin lograrlo. Debía darse el caso de que los portadores de los colgantes fueran como en los inicios de la maldición, mujer –la señaló-, hombre –se señaló a sí mismo-. Sólo en otra ocasión sucedió. Mi bisabuelo consiguió localizar a tu bisabuela, pero por desgracia falleció en batalla en la 1ª Guerra Mundial, antes de poder encontrarse con ella. Después os perdimos el rastro. Pero hace dos meses, tuve un sueño, Ashlyn me habló, me dijo que tú vendrías a mí –Sonrió- y así ha sido.

 -Tu estás loco –Marta sin dejar de negar empezó a echarse hacia atrás.

 -Mírame a los ojos y dime que nunca has soñado que tu cuerpo era consumido por las llamas en esta misma chimenea, te dejaré marchar y jama volverás a saber de mí.

 -Cada 21 de noviembre desde que tengo memoria –confesó- y desde hace dos meses casi cada noche –suspiró conmocionada-. ¿Qué debo hacer? Esto me resulta tan surrealista….

 -Te entiendo, en tu familia el tema se ocultó. Al cumplir la mayoría de edad, Sarah se casó y al poco dejo de tener contacto con Ashlyn. Tenía conocimiento de la maldición, pero no llegó a saber cómo romperla –soltó la mano de Marta y se giró hacia la chimenea. Tomó el cuenco que había sobre ésta, el cuenco de Ashlyn, vertió un oscuro líquido en su interior y lo acercó a la llama del hogar-. Nuestras sangres han de unirse –dijo como si nada, justo antes de girarse nuevamente hacia Marta con un extraño puñal.

 -¿Perdona? –preguntó dando un paso hacia atrás-. ¿Qué pretendes hacer con eso?

 -Tranquila, sólo debemos hacernos un corte en el interior de la mano, lo suficientemente profundo para que la sangre brote. 

 -Esto es un sueño, estoy soñando –rió nerviosa-. Esto no puede estar pasando, ¿en serio me estás pidiendo esto?

 -Por favor –la súplica estaba patente, no sólo en su voz, también en su mirada-. Mis días están contados, no sé si será este año o dentro de tres, pero moriré, en nuestra familia, los hombres no llegan a viejos y quiero ver crecer a mi pequeña… Por favor.

 Marta se lo quedó mirando y negó ^¿qué más da, si sólo es un sueño?^, pensó. Tomó el puñal y cortó el interior de la mano como le había indicado, dejando que la sangre goteara dentro del cuenco que él había colocado junto a la chimenea. Marta miró sorprendida como el oscuro líquido se aclaraba al caer las gotas de la sangre del desconocido y mezclarse con la suya. Con el mismo puñal empezó a remover la mezcla al tiempo que recitaba en una lengua desconocida para Marta.

 -Lo que la sangre dañó que la sangre enmiende. Sangre de Anya, sangre de Jonas, unida al fin.

 Tras las palabras se llevó el cuenco a los labios y bebió sin apartar la mirada de Marta. Cuando le pasó el cuenco Marta, ésta bebió esperando el metálico sabor de la sangre, pero al contrario, sus papilas gustativas se deleitaron con un delicioso sabor desconocido que le hizo sentir una sensación de paz al instante.

 -Gracias –dijo el joven antes de desaparecer ante la atónita mirada de Marta.

 -¡Vamos, perezosa, arriba! –la voz de David la sorprendió-. Que tenemos que desayunar y empezar la ruta -Marta parpadeó repetidas veces mirando a su amigo-. ¿Chica estás bien?

 -Sí, solo he tenido un extraño sueño, supongo que sugestionada por le lugar –medio sonrió.

 Al apoyar la mano en la cama para incorporarse, un lacerante dolor le llegó. Al mirarsela, vio el corte semi cicatrizado que se había hecho en el sueño.

 -¿Todo bien pequeña?

 -Sí, todo genial –contestó con media sonrisa- ¡vamos, que nos espera Covent Garden!

 Tras la ducha, bajaron al comedor, donde disfrutaron del típico desayuno inglés, mucho más abundante que los que servían en España, acompañado de un aguado café con leche. 

 Cargados con unas ligeras mochilas y las cámaras fotográficas, salieron del hostal siguiendo las indicaciones de la joven de recepción para llegar hasta Covent Garden, allí debían reunirse con el guía para realizar la ruta a pie por los dos distritos más famosos del corazón de Londres: Covent Garden y Soho.

 Al llegar se unieron al reducido grupo del que formarían parte, a la espera del que les guiaría por el tour. 

 -Buenos días, mi nombre es Callum, y seré su guía en este recorrido.

 Marta se giró de golpe al oír la familiar voz, cuando su mirada se encontró con la de Callum, éste la apartó con una sonrisa de complicidad en sus labios. 

 -Vaya, vaya, el destino parece que está de nuestro lado, es el mismo chico que estaba ayer en el hostal y te ha echado el ojo –susurró David.

 Marta negó, con lo que ella creyó un sueño, había aprendido que el destino es el resultado de los actos que se realizan, independientemente del tiempo que haya transcurrido. 

 -Sí, el destino puede ser muy caprichoso –comentó sin apartar la vista de Callum-. Vamos o nos perderemos las explicaciones.

~Fin~

Este relato fue presentado a concurso en agosto en la escuela de escritores, aunque no llegó a estar entre los seleccionados para finalistas, me  gustó  mucho participar en él por su importancia.